Álvaro M. Sánchez

Mis vacaciones

Una instantánea de cómo me lo estoy pasando.

Como no tengo dinero para salir de vacaciones, me estoy haciendo un viaje por mi cuerpo y, oiga, ¡Qué vistas!¡Qué de lunares que no conocía!
Ya me había hablado yo de este sitio y es verdad que es hermoso.
Esta vez, para variar un rato, me alejé de los sitios de siempre, de los más "toqueteados", y en especial de ese pueblo central que se cree la Capital de mi cuerpo pero que no lo es.
Más allá puedes encontrarte alguna várice, alguna berruguita, algún pelo despeinado y tosco, pero es tan auténtico mi cuerpo. Mis dedos son como turistas que exploran y hacen fotos con sus huellas dactilares. Se detienen ante los pezones erectos que parecen bien contentos de que se los visite.
Mi cuerpo con sus costumbres arraigadas: por ahí nadie aún me ha besado, por ahí me besan siempre, ahí no se si me atrevo a ser besado pero quien-sabe-algún-día... Todo en mi cuerpo es historia viva. Los más sabios e históricos, son mis pies. Sigilosos pero aguantadores, conocen cada rutina y cada historia al pie de la letra.
El cabello, preferiblemente despeinado, recubre la Capital de mi cuerpo: mi cabeza, donde bullen las ideas, el amor y prácticamente todo. Es increíble sentirlo así, sin prisas y con pausas, peinándolo y jugando. Pensar que es algo muerto, no sé, me da como cosita, pero me gusta.
Por razones que aún no puedo entender, en mi recorrido debo cancelar una porción del desierto de mi espalda. La parte que visité, bien. Me gustó, pero hay zonas que lo dejaré para cuando vengan otras manos turistas y me cuenten qué tal.
Tenía una localidad que era visita obligada: mi culo (me habían hablado de él, pero yo ni caso) tan olvidado y tan, tan... redondo. Recuerdo los toqueteos de dos amigas en especial que me decían "¡Qué culito!", así que me puse a fotografiar todo y la verdad que es un lugar al que debería volver más a menudo.
El viaje se estaba terminando asi que probé a recorrer con una mano un sitio y con la otra, otro. El resultado fue excitante. Sabía que podía volver cuando quiera pero es que cambia tan rápido el paisaje, que siento la imperiosa necesidad de recorrerlo todo una y otra vez.

Mañana voy hacia el interior, que me han dicho la boca que se come muy bien ahí.

[CINE] "THE VILLAGE" El bosque del patriarcado



Anoche me senté a ver, otra vez, "El Bosque" 2004 (The village) de M. Night Shyamalan. Me sigue gustando su estructura visual y sus actores y actrices. También me gusta su intento de crítica social sobre cómo nos pueden controlar con el miedo "por nuestro propio bien". Siempre estuve en contra de aquellos que no les gustó por su efecto miedo o el efecto final sorpresa. Eso no me molesta en absoluto.

[NO SEGUIR LEYENDO SI NO LA VISTE] O si te da igual que te destripen una peli, sigue.